LOS MICROBUSES Y LA CANIJA COSTUMBRE DEL CHANTAJE

24 10 2007

Microbus

Por: InFaMe 

Me resulta patético, a mi, usuario frecuente del Sistema de Transporte Colectivo de la Ciudad de México, que algunos microbuseros, dueños de carcachas modelos 1991, 1992, a las que no les sirve ni la puerta trasera, que no tienen condiciones mínimas ni para transportar marranos y que, para colmo de lo más detestable, saturan sus distorsionados aparatos de sonido con el remedo de género musical llamado reggeaton; que ahora, con el pretexto de conseguir el alza de tarifa, porten una cartulina amarilla con el siguiente texto:

“Servicio de Primera a precio de tercera”

¡Qué horror!.

Llevo más de un cuarto de siglo viviendo en el Distrito Federal y nunca he recibido un “Servicio de primera” por parte de algún microbusero.

¿Pues donde demonios he estado metido?

Pero el asunto primordial de este post es el siguiente.

Los microbuseros, ante la posibilidad de conseguir el alza de tarifa, comienzan su campaña cual político de municipio. Siempre prometen, al igual que cualquier policastro, que con la posible alza de tarifas, estarán ellos, en posibilidad de ofrecer un servicio de calidad. De hecho recuerdo que, cada alza de tarifa se implementan medidas idiotas como vestir a los choferes con uniformes y perfumarlos, prohibirles fumar en las unidades, negarles el permiso para subirle a su música pestilente a volúmenes insoportables, incluso para cualquier persona (ya ni pensar en los ancianos); obligarlos a brindar un trato amable y sensato  y mantener sus execrables y deleznables unidades en un estado óptimo.

Todo ello, huelga decirlo, se cumple los primeros 2 meses y despues queda en el olvido. 

No cabe duda, los mexicanos somos muy buenos para exigir, pero nunca proponemos.

El Sindicato de Maestros exige alza de sueldos, el de Petroleros también, los ambulantes exigen sus espacios de vendimia, y los microbuseros exigen alza de tarifas para poder brindar un “Servicio de primera”.

 Estoy seguro que dicha alza no va a garantizar el “Servicio de primera” tan anhelado por todos. Pero de lo que estoy más seguro es que ese mentado “Servicio de primera” se debería dar primero para poder “exigir” el alza de tarifas.

Pero los miscrobuseros creen que pueden exigir despues del triste servicio que brindan. Y lo peór es que el alza esta “cocinada” y ahora pagaremos más por el mismo servicio.

El secreto entre ser un país de primera y uno de tercera esta en saber proponer para mejorar y no en empeñarse en chantajear y exigir cosas para joder a la autoridad.

Y nosotros vivimos en un país de tercera, con microbuseros de tercera. ¿Apoco no?.








Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.